domingo, 20 de noviembre de 2011

HEPATITIS C. Se transmite por la sangre

 


            El virus de la hepatitis C se transmite fundamentalmente por vía parenteral. Las vías de adquisición más elevadas son las transfusiones de sangre realizadas antes de 1990, cuando no había modo de identificar el virus, la adicción a drogas inyectadas, la hemodiálisis y la reutilización de jeringuillas.
            Aunque sí se puede transmitir por vía sexual, es difícil que esta transmisión se produzca en el marco de la pareja estable. Y no hay ningún riesgo de contagio en la familia del enfermo o entre los compañeros de trabajo.
            Actualmente en el medio sanitario se han adoptado las medidas para evitar el contagio de hepatitis C en las transfusiones de sangre y la administración de hemoderivados, lo que disminuirá en el futuro el número de afectados. Sin embargo, los expertos alertan de que puede que aumenten las cifras de infectados debido a los tatuajes y piercings, así como al uso compartido de cuchillas, cortaúñas, tijeras de barbero... que no hayan sido debidamente esterilizados.