sábado, 22 de octubre de 2011

¿PUEDO DAR DE MAMAR Y TOMAR PÍLDORAS ANTICONCEPTIVAS?



Tres semanas después del parto ya puede producirse la ovulación, aunque la lactancia natural suele retrasarla un tiempo que es muy variable. El abandono de la lactancia permite mayores posibilidades de tratamiento hormonal. La decisión sobre cuál es el tipo de píldora anticonceptiva que se puede tomar debe tomarse conjuntamente con el ginecólogo, que es quién debe proponer las alternativas que él considere más adecuadas para cada caso. Es posible que algún tipo de micropíldora trifásica (con bajo contenido de estrógenos) pueda ser la más idónea. En cualquier caso debe producirse una primera menstruación para poder iniciar el tratamiento, pero debe tenerse muy en cuenta que antes de esa primera regla se producirá una ovulación, por lo que será necesario tomar otro tipo de medidas anticonceptivas hasta esa fecha. Los análisis de sangre que se realizan previamente tienen como objetivo descartar la existencia de problemas de salud a muy distintos niveles (metabolismo, circulación, coagulación, funcionamiento hepático y renal, etc.) que podrían desaconsejar el uso de anticonceptivos hormonales. Además de una valoración global de su salud, debe procederse también a una revisión ginecológica completa.
El efecto de las píldoras anticonceptivas puede verse disminuido por la presencia de vómitos o diarrea así como por algunos medicamentos como los barbitúricos, la difenilhidantoína, la rifampicina o la ampicilina, fármacos todos ellos cuyo empleo es bastante específico y minoritario.