martes, 27 de septiembre de 2011

CABELLOS DE SEDA



            El cabello y el pelo recubren la parte externa de la piel, distribuyéndose de forma específica según los determinantes genéticos y sexuales de cada persona. Su misión originaria era la de servir de abrigo y de identificación sexual. Sin embargo, en la actualidad el cabello es, sobre todo, un elemento importante en la imagen estética de las personas, sujeto a modas, estilos, grupos sociales, ideologías... Muchas veces, al servicio de estas modas, sometemos al cabello a tratamientos y productos que deterioran su salud y no siempre consiguen su belleza. La consecuencia es la pérdida de vitalidad del cabello, la ruptura de las estructuras que la forman y su caída.
            La alopecia o calvicie, es una de las grandes preocupaciones estéticas de nuestra época, que puede llegar a mermar la autoestima de los hombres y mujeres que la padecen. Debido a sus características sexuales y hereditarias el hombre suele perder más cabello que la mujer, de tal forma que se estima que a los 60 años el 60% de los varones son calvos.
            Al igual que en la piel, algunas enfermedades internas se reflejan en el pelo. También algunos fármacos pueden inducir la caída del cabello, como por ejemplo los citostáticos empleados en el tratamiento contra el cáncer. Nuestro estado psíquico está conectado con el pelo; se nos eriza cuando sentimos miedo, incluso se puede llegar a caer por estrés (alopecia areata).
            Quizás no podamos influir en la aparición de algunas enfermedades que afectan al cabello, pero sí podemos cuidarlo para que se mantenga sano y sedoso:
- Mantén el cabello limpio y sólo utiliza productos para la higiene y cosméticos que respeten su estructura. Los productos de tratamiento (contra la caspa, la grasa...) sólo se emplearán las veces y en las dosis que hayan sido prescritas. Si se abusa puede producirse un efecto rebote que empeore el problema.
- Utiliza siempre productos cosméticos de calidad (tintes, permanentes, espumas, lacas...). Es importante que tengan una buena formulación ya que sino pueden dañar al cabello.
- Evita el secado a temperatura muy alta y mantén el secador a una distancia mínima de 15 cm.
- No compartas peines, cepillos, toallas, cintas, pasadores... Es importante que los niños mantengan esta regla para evitar la infestación de piojos y otros parásitos.
- En exposiciones prolongadas al sol es recomendable proteger también los cabellos, mediante gorras, sombreros o productos especiales.
- Una alimentación sana y variada aportará los elementos necesarios para la vitalidad del cabello.
- Cualquier trastorno del cabello debe consultarse con el médico. Los remedios milagrosos contra la calvicie sólo sirven para vaciar los bolsillos de quienes los adquieren. Sin embargo, sí existen tratamientos serios que pueden ayudar a controlar la caída del cabello y otros problemas que afectan a la salud del pelo. Consulta con el especialista.