martes, 27 de septiembre de 2011

ALREDEDOR DEL 20% DE LAS MUJERES PIERDE PELO DESPUÉS DE LA MENOPAUSIA


  •  La caída del cabello en la mujer es más frecuente de lo que se cree y afecta también a más del 60% de las mujeres embarazadas, a los cuatro o cinco meses de dar a luz, aunque les vuelve a salir al poco tiempo

Las enfermedades dermatológicas, que abarcan un elevadísimo número de trastornos, no afectan por igual al hombre que a la mujer, según se ha puesto de manifiesto en numerosos congresos científicos.

Así, las hormonas femeninas son las responsables de que la mujer sufra trastornos dermatológicos asociados a estados sólo propios de su género, como el embarazo y la menopausia.

El 20% de las mujeres sufre, tras la menopausia, una caída significativa del cabello, un dato que tiene más impacto si cabe si se tiene en cuenta que “las enfermedades dermatológicas causan más impacto psicológico en la mujer que en el hombre”, según afirman los expertos.

Las enfermedades dermatológicas más frecuentes en las mujeres son las derivadas de su constitución hormonal: acné, hirsutismo, las del embarazo y las inmunológicas del tejido conectivo y las derivadas de su anatomía, que incluyen todas las de la vulva, entre las que se encuentran las de transmisión sexual, que también se manifiestan en otras áreas corporales.

El embarazo es una de las etapas más asociadas a patologías dermatológicas. Así, es en esta etapa cuando se suelen producir estrías, algo “que no se considera una enfermedad y que es normal cuando se aumenta mucho de peso”. Para evitarlas,  se recomienda un especial cuidado con la hidratación corporal y “no aumentar mucho de peso”.

Existen dolencias dermatológicas que sólo se dan en la mujer, “aunque no son muy frecuentes”. Es el caso de la erupción polimorfa del embarazo, la penfigoide gestationis y la colostasis intrahepática del embarazo. Estas dolencias son poco habituales y requieren un diagnóstico especializado.

Aunque, en el momento preciso del embarazo, “mejora la piel y el aspecto general de la mujer”, los problemas vienen después del alumbramiento.

Más del 60% de las mujeres sufren una caída significativa del cabello a los cuatro o cinco meses de dar a luz, aunque no hay nada que hacer para evitarlo. Lo mejor es “tranquilizar a la mujer porque siempre vuelve a salir al poco tiempo”.