sábado, 18 de junio de 2011

SOCIOLOGÍA DEL EMBARAZO


El embarazo en España
   El cambio más significativo que ha experimentado la población española en las últimas décadas es un descenso del crecimiento vegetativo, que ha pasado del 12,56 por 1.000 en 1960 al 1,18 por 1.000 en 1993. Esta inversión de la pirámide d (Tabla 1) está  directamente relacionada con el descenso de la natalidad que se ha venido produciendo a partir de 1975, pasando a reducirse a la mitad (de 18,76 a 9,23) en 20 años, aunque los datos de 2005 apuntan a una ligera recuperación (10,73 aunque, en realidad, éste ligero repunte está vinculado muy especialmente a la prolífica actividad de los emigrantes.
Esta disminución de la fecundidad se ve acompañada de un fuerte descenso de la tasa de nupcialidad, entendiendo por tal  el número de matrimonios por cada mil habitantes, y que ha alcanzado valores inferiores (Tabla 1) a la media   europea  (6,3 por 1.000).
Estos descensos tienen un carácter general, ya que afectan a todos los grupos sociales, si bien es cierto que afectan en mayor proporción a las mujeres más jóvenes.

AÑO
Tasa de nupcialidad x 1.000
Edad media de la mujer
 al casarse
Hijos por mujer
1970
          7,33
              24,58
         2,90
1975
          7,60
              24,16
         2,78
1980
          5,88
              23,62
         2,21
1985
          5,19
              24,77
         1,64
1990
          5,51
              25,76
         1,33
1995
          5,10
              27,83
         1,17
2000
          5,38
              28,12
         1,23
2005
          4,82
              29,17
         1,34


Tabla 1. Evolución de la tasa de nupcialidad, la edad media de matrimonio y el número de hijos por mujer en España (1970-2005).
Los cambios en el status de la mujer española, caracterizados por un mayor nivel educativo y una mayor inserción laboral (un 44,4% de las embarazadas trabaja en el momento del embarazo) han generado nuevos comportamientos. Se ha producido una variación en la concepción del matrimonio, actualmente mucho más desligada de la idea de tener hijos que en épocas anteriores. En éstos momentos tener un hijo es una decisión que se planifica en función de las condiciones sociales y laborales, así como de los costes de mantenimiento y educación. Hoy día la mujer está asumiendo un nuevo rol social, especialmente relacionada con el mayor nivel educativo, la incorporación al mundo laboral y la separación de la esfera de la sexualidad de la función meramente reproductora. Los estudios revelan que un 72,1% de las mujeres, según las encuestas, planifica su embarazo, frente a un 27,7% de las que no lo hacen. Los datos socio-demográficos de los últimos años son reveladores: la edad media de la mujer en el primer embarazo es de 27,1 años, una cifra 2 y 3 años superior a la de los primeros años setenta. La edad media de la mujer a la maternidad ha pasado de 28,8 años en 1.975 a los 30,86 del pasado 2.004 (Tabla 2)

AAÑO 
EEDAD
11975
 28,80
11985
 28,45
11995
 29,96
22000
 30,72
22004
 30,86

Tabla 2. Edad media de la mujer española a la maternidad.
Una gran mayoría de las embarazadas (84,9%) tiene un hijo como máximo, siendo el número de mujeres que no tienen ningún hijo ligeramente superior al de las que ya han sido madres por primera vez. La edad media de la mujer al tener el primer hijo está comprendida entre los 30 y los 32 años. El segundo hijo, de existir, se produce aproximadamente transcurridos tres años del primero. No es frecuente encontrar mujeres con 3 hijos y, mucho menos todavía, con 4. Otra cuestión a destacar es que la ocupación laboral desciende generalmente al aumentar el número de hijos.
   Si la edad del primer embarazo sigue aumentando, puede augurarse fácilmente un aumento de los problemas de infertilidad en la pareja, habida cuenta de que la fecundidad femenina disminuye a partir de los 30 años y la infertilidad se acelera por encima de los 35. Este incremento de la edad de la mujer en el momento del primer embarazo puede comportar, en los próximos años, que un 80% de las parejas vayan a tener algún tipo de problema de esterilidad. Aunque es evidente que la valoración de la infertilidad de la pareja precisa un estudio detallado de cada uno de sus miembros, la edad de la mujer es un factor decisivo. Actualmente el número de parejas con algún problema de esterilidad supera en España los 600.00 casos, con un incremento anual de 16.000 casos nuevos.