miércoles, 22 de junio de 2011

¿Influyen las hormonas postmenopáusicas en la salud de los huesos?



Los niveles bajos de estrógeno son un factor de riesgo de osteoporosis en las mujeres. La osteoporosis postmenopáusica se caracteriza por la disminución de la masa de los huesos, deterioro de los tejidos óseos y una mayor fragilidad de los huesos, convirtiendo las fracturas en un riesgo importante.
Se ha demostrado que el estrógeno solo y el estrógeno combinado con la progesterona protegen contra la osteoporosis. Los datos definitivos de un estudio clínico reciente avalan la capacidad del estrógeno con progesterona para prevenir las fracturas de cadera, vértebras y otros huesos. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los efectos benéficos de la terapia a corto plazo no son permanentes; el uso a corto plazo (de tres a cinco años) de estrógeno para aliviar los síntomas de la menopausia contribuyó muy poco para prevenir las fracturas de osteoporosis en mujeres cuando llegaron a las edades de 75 a 80 años. Las mujeres que usan estrógeno para mantener la densidad de los huesos deben continuar tomando estrógeno porque sus efectos benéficos en la salud de los huesos desaparecen después de abandonar el tratamiento