viernes, 10 de junio de 2011

HONGOS EN LOS PIES. SÍNTOMAS DE LA INFECCIÓN

            No todos los síntomas aparecen al mismo tiempo. Al principio no hay molestias sino que van apareciendo paulatinamente.
            En primer lugar hay un aumento de la sudoración y como consecuencia de ello junto con la acción de los hongos se presenta mal olor. Los pies están macerados, y la piel se vuelve mucho más vulnerable y frágil.
            Si no se toman medidas, la infección prosigue y en un segundo tiempo se presenta el picor, con sensación de quemazón al mismo tiempo. Más tarde surge dolor, grietas, rozaduras y descamación de la piel.
            Las alteraciones suelen empezar entre el 4º y 5º dedo y pueden extenderse al resto de los dedos, al resto del pie e incluso llegar a afectar a las uñas.
            También hay casos en los que se llegan a formar amplias ampollas. Si el hongo llega a causar erosiones, se debe prestar particular atención a la higiene de la zona, ya que puede producirse además una infección por bacterias, especialmente en personas mayores e individuos con inadecuada irrigación sanguínea de los pies.