viernes, 8 de abril de 2011

¿ ES POSIBLE CURAR LA ALERGIA ?

¿ EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO ?

Joan R. Lladós

El tratamiento de la alergia abarca las siguientes posibilidades:
-                     Evitar el alérgeno
-                     Farmacoterapia (medicamentos)
-                     Inmunoterapia (“vacunas”)

Evitar el alérgeno

Si el causante de la alergia es conocido, debe tratar de evitarse. Puede encontrarse en:
- alimentos: colorantes, conservantes, leche, huevos, pan, bollería, chocolate, helados, conservas, congelados, precocinados, fresas, frambuesas, melocotón, frutos secos, pescados, mariscos.
- en casa: animales, plantas, polvo
- fuera de casa: plantas gramíneas, matorrales, árboles  y en las actividades citadas anteriormente.

Farmacoterapia
Disponemos de 5 categorías de medicamentos.
-                     Antihistamínicos, por vía oral. Los de primera generación están en desuso por producir somnolencia y sedación mientras que los de segunda generación, son más modernos a la vez que mejoran el cumplimiento ya que la mayoría son muy fáciles de tomar (una vez al día). Controlan eficazmente varios síntomas asociados con la alergia (como los síntomas nasales, oculares y cutáneos) y ofrecen un buen perfil de seguridad.
-                     Corticosteroides. Son derivados de la cortisona una hormona natural que se produce en la glándula suprarrenal. Los corticosteroides tienen un efecto antiinflamatorio general que se cree relacionado con la reducción de la síntesis de mediadores.
Las principales indicaciones son la rinitis, asma, urticaria y dermatitis.
Se pueden administrar  por vía inyectable, oral, inhalada, sobre la piel, la nariz o el ojo.
-                     Cromonas: no son muy potentes. Se utilizan básicamente para algunos casos de asma.
-                     Betamiméticos, como el salbutamol, para inhalar en caso de espasmo bronquial. (Asma).
-                     Leucotrienos, para casos de asma moderada.

Inmunoterapia
Las mal llamadas “vacunas de la alergia” son un tratamiento desensibilizante que se realiza habitualmente administrando en inyecciones subcutáneas o por vía sublingual un extracto soluble del antígeno relevante en cantidades crecientes, hasta que se alcanza la dosis máxima tolerada.
Es más probable alcanzar un alivio sintomático si se inyectan dosis altas del alérgeno.
Tradicionalmente este tratamiento solía durar entre 3 y 5 años.
Hoy en día, la inmunoterapia puede aplicarse y terminar en semanas o meses, es lo que se conoce como “inmunoterapia rápida”.