miércoles, 13 de abril de 2011

EMBARAZO Y EMERGENCIAS

 


            Una emergencia puede ocurrir de forma repentina o desarrollarse como una complicación. Aunque la mayoría de las emergencias pueden prevenirse, es conveniente que la respuesta sea rápida y eficaz. Hay que saber lo que debe hacerse para reaccionar adecuadamente y evitar errores. En la Figura 1 se proporciona información sobre las medidas a tomar ante una situación de emergencia. Es recomendable, tanto para la mujer como para su pareja, la práctica frecuente de un simulacro, para facilitar así la respuesta en una situación de emergencia real.


EN CASO DE EMERGENCIA
-          No pierda la calma. Concéntrese en las necesidades de la mujer
-          No deje a la mujer desatendida
-          Hágase cargo de la situación y evite confusiones
-          Pida ayuda. Si es posible, disponga que otra persona se encargue de pedir la ayuda necesaria
-          Si la mujer está inconsciente, observe la respiración, el color de la piel y el pulso
-          Si se sospecha shock, proceda a la reanimación cardio-respiratoria si conoce la técnica y la ha practicado antes
-          Colocar a la mujer acostada sobre su lado izquierdo, con los pies elevados. Aflojar la ropa ajustada
-          Hablar con la mujer para transmitirle tranquilidad. Pregunte qué ha ocurrido y qué síntomas tiene
-          Tratar de evaluar la situación y obrar en consecuencia


Figura 1. Recomendaciones a seguir en caso de emergencia.