miércoles, 13 de abril de 2011

Diabetes pregestacional

 


Es importante que la mujer diabética sepa que deberá someterse a numerosos controles antes de quedar embarazada. La ventaja del aumento de estos controles en la mujer diabética fértil  que desea quedar embarazada es que ello repercute directamente en una disminución, tanto de las malformaciones congénitas, como del número de abortos que pueden producirse.  Además, la mayoría de ellos son relativamente sencillos:
-          control del peso corporal
-          control de la presión arterial
-          examen oftalmológico del fondo del ojo
-          determinación del péptido C basal
-          control de la función renal
-          electrocardiograma.
Sin embargo, el embarazo puede estar contraindicado cuando, además de la diabetes, se presentan las siguientes alteraciones:
-          nefropatía
-          cardiopatía isquémica
-          retinopatía diabética grave
-          neuropatía
-          HbA1c>7% (debe ser <6%).
Por otra parte, las necesidades de insulina varían a lo largo del embarazo: disminuyen durante la primera mitad y aumentan durante la segunda, de forma que se hace necesario un ajuste de la dieta, repartiendo la ingesta alimentaria en 5 o 6 comidas al día.
Como pauta de autocontrol domiciliario de la glucemia debe aconsejarse:
-          una determinación basal
-          tres determinaciones preprandiales
-          tres determinaciones posprandiales.
En el caso de que la glucemia sea superior a los 200 mg/dl, se aconsejará la determinación diaria de la cetonuria.

Efectos del embarazo sobre la diabetes
-          Agravamiento de las complicaciones vasculares
-          Incremento de la descompensación metabólica, mayor en la segunda mitad del embarazo
-          Mayor riesgo de nefropatía diabética
-          Aumento del riesgo de muerte en las pacientes con miocardiopatías.

Efectos de la diabetes sobre el feto
   El paso de niveles excesivos de glucemia de la madre al feto origina en éste una hiperinsulinemia (aumento de la cantidad de insulina en sangre), responsable de la mayoría de las complicaciones (anomalías congénitas, macrosomía fetal, crecimiento intrauterino retardado, muerte fetal, hipoglucemia, hipocalcemia, hiperbilirrubinemia, trastornos del ritmo respiratorio).