jueves, 14 de abril de 2011

ARTRITIS REUMATOIDE


            La inflamación de la bolsa sinovial que se produce en la artritis produce una elevación de la temperatura en la zona de la articulación afectada y un dolor que puede llegar a ser intenso. Se produce una rigidez y un entumecimiento que dificultan el movimiento, especialmente por la mañana al levantarse. A diferencia de la artrosis, el dolor se mantiene con el reposo y desaparece con el movimiento. El desconcierto que puede producirse en el paciente ante una primera crisis de aparición súbita puede dificultarle todavía más la realización de cualquier movimiento. El paciente tiene grandes dificultades para conciliar el sueño y suele despertarse a causa del dolor. Esta situación se acompaña en ocasiones de cansancio, falta de apetito o incluso fiebre.  Al ser totalmente imprevisible la repetición de los brotes, puede crearse en el paciente un estado de sufrimiento psicológico. La depresión subsiguiente puede precisar tratamiento farmacológico. Es preciso animar al paciente para que intente llevar una vida lo más normal posible, adoptando una actitud positiva ante la enfermedad y el dolor, sin caer en el victimismo.