miércoles, 23 de marzo de 2011

TABACO Y MUJER

Joan R. Lladós

Actualmente en nuestro planeta hay unos 200 millones de mujeres que fuman. En los países desarrollados fuma un porcentaje más grande (22%) de mujeres que en los países en desarrollo (9%). Las previsiones actuales afirman que en 2025 fumará un 25% de las mujeres de todo el mundo, lo que supondrá la diabólica cifra de 532 millones de mujeres fumadoras. No es exagerado, especialmente si tenemos en cuenta que, actualmente, las chicas fuman tanto como los chicos en más de 150 países. La mayoría de estas chicas seguirá fumando en la edad adulta.
 Hay que parar a las motivaciones para empezar a fumar, diferentes en las mujeres que en los hombres. Las principales motivaciones para iniciar el consumo de tabaco en las mujeres se relacionan con la autoestima, el “stress”, los problemas con el peso corporal y la auto-imagen.

Cada año mueren en todo el mundo 1,5 millones de mujeres a consecuencia del tabaco. El 75% de estas mujeres vive en países de ingresos medianos y bajos. Los expertos creen que, si no se toman medidas urgentes contra el tabaquismo, el tabaco podría matar anualmente a 8 millones de personas en todo el mundo, de aquí en 2030. Las mujeres pueden suponer 2,5 millones de muertos.

Mientras todos discutimos sobre el tabaco, la industria tabaquera no pierde el tiempo. Cada vez utiliza más tecnología en la producción de pitillos para hacerlas más suaves, más agradables, pero con más potencial adictivo. Y dedica unos recursos crecientes en campañas publicitarias dirigidas específicamente a las mujeres. La efectividad de las campañas publicitarias del tabaco por mujeres es indiscutible. En Rusia, por ejemplo, se ha introducido en el mercado más de 100 marcas de tabaco “por mujeres”, asociando el consumo de tabaco a imágenes de moda y de “glamour”. Incluso el diseño de las cajas de pitillos se hace pensando en las mujeres. El resultado ha sido un notable incremento del número de mujeres fumadoras. En general las mujeres (63%) consumen más tabaco “light” (o bajo en alquitranes) que los hombres (46%), con la falsa creencia de que es más seguro. En realidad se produce un aumento del número de “caladas” por pitillo y una aspiración más profunda.

En España existen más de 4 millones de fumadoras. Entre los jóvenes de 16 a 25 años, fuman más las mujeres (29%) que los hombres (25%)

Muchos de los efectos del tabaco son similares en mujeres y en hombres. Otros efectos, en cambio, son específicos de las mujeres:
- Trastornos menstruales: ciclos más irregulares, menstruaciones más dolorosas, menopausia avanzada (2-3 años).
- Más problemas de esterilidad
- Más dificultad para concebir.
Fumar durante el embarazo incrementa:
- El riesgo de parto prematuro
- El número nacidos muertos
- La muerte del reciente nacido
- Los problemas para amamantar al bebé.
El tabaco incrementa los casos de cáncer generales y específicos de las mujeres, especialmente del cáncer de cuello uterino.

En cuanto a la inhalación pasiva de humo procedente de tabaco, fumado por otros y presente en el ambiente, en todo el mundo mueren anualmente 600.000 personas por esta causa. Un 64% son mujeres.
La supresión del humo en local de uso público podría:
- Reducir un 4% el consumo de tabaco
- Reducir un 30% la incorporación de los adolescentes al consumo diario
- Reducir los ingresos por infarto de miocardio un 17%.