jueves, 13 de enero de 2011

ANILLO MENSUAL (2ª parte)

Continuamos con la segunda entrega del nuevo método anticonceptivo.
 
Como un tampón

La solución a estos “despistes” podría encontrarse en un nuevo método anticonceptivo que ya se ha comercializado también en nuestro país. Se trata del “anillo mensual” que, como su propio nombre indica, consiste en un anillo de plástico. Se ha diseñado de forma que su composición, un polímero de acetato de vinilo y etileno, resulte, además de inocuo para la mujer, flexible y transparente. La sencillez de su manejo permite que sea la propia mujer la que coloque o retire el anillo. Para ello se debe comprimir el anillo entre los dedos índice y pulgar, adoptar una posición cómoda e introducirlo en la vagina, sin que sea necesario que el anillo quede situado alrededor del cuello del útero. Bastará empujarlo suavemente hacia el interior de la vagina, a la que se adaptará a causa de su flexibilidad.
Una vez colocado, el anillo no se puede caer porque la musculatura que hay alrededor lo sostiene de forma natural y, mientras se lleva puesto la mujer tampoco nota nada en absoluto, al igual que pasa cuando se utiliza un tampón. El riesgo de expulsión es mínimo.

Más que un tampón

La virtud de esre pequeño anillo de 54 mm de diámetro consiste en su capacidad de ir liberando durante todo el ciclo, dosis ultrabajas de hormonas que se absorben a través de la pared vaginal y permiten inhibir la ovulación, de la misma forma que las píldoras anticonceptivas. La liberación de hormonas se produce de forma controlada, evitando tanto que se alcancen niveles hormonales elevados como que se produzcan grandes fluctuaciones diarias, como su. En definitiva, mientras que el anillo está dentro de la vagina, libera de forma constante pequeñas cantidades de hormonas, por lo que no se producen oscilaciones en los niveles hormonales y, en consecuencia, los efectos secundarios típicos: dolor de cabeza, vómitos, tensión mamaria... se dan en menor medida. En otros estudios se ha podido comprobar que el anillo mensual no tiene ningún efecto sobre el peso. Otra de las ventajas de este nuevo método frente a la píldora es que como las hormonas se absorben por vía vaginal, en caso de que se presente algún trastorno gastrointestinal (vómitos, diarreas...) no hay riesgo de pérdida de eficacia anticonceptiva.
A pesar de que en la farmacia el anillo debe conservarse en nevera, una vez en casa puede conservarse a temperatura ambiente durante un período de 4 meses, siempre que no sobrepasen los 30 grados, circunstancia que puede darse fácilmente si se deja expuesto al sol o varias horas dentro del coche en verano.
Si la temperatura se ha mantenido correctamente y se han superado los 4 meses de almacenamiento en casa, no debe usarse aunque la fecha de caducidad sea muy posterior.
Continuara.........